18 de abril de 2010

Debate colombiano: Por qué debe ganar Santos

Debate colombiano: Por qué debe ganar Santos
Antonio Ramos Zúñiga


“Colombia es pasión”, eslógan de la era uribista que ha cambiado la imagen del país en el mundo, ahora cobra sentido en las próximas elecciones presidenciales colombianas. Pudiera ser que una votación apasionada, más que cristalizar un sueño, conduzca a la pesadilla. En cualquier elección, donde un candidato se convierte en ídolo gracias a la propaganda, gana sin dudas la imagen pero pierde el país. Es lo malo de las encuestas, si son manipuladas, crean ilusionismo en el votante, que se deja llevar por cantos de sirenas irrealistas y muchas veces favorece al que debería perder. De todos modos, se anuncia una elección presidencial caliente.
Parece que el ring está servido para que los candidatos más populares, Antanas Mockus, aupado por la Media y unos muy atrayentes spots televisivos, y Juan Manuel Santos, el elegido del presidente saliente, Álvaro Uribe, vayan a la batalla por el futuro. Porque, justamente, lo que siempre está pendiente en Colombia es su futuro. Esto es, si habrá finalmente paz, o seguirá la nación acosada por el pasado. El actual gobierno no ha conseguido la paz completa, pero sí un marco de seguridad y crecimiento económico que los ciudadanos han agradecido. Sin embargo, lo que falta por hacer: alcanzar la prosperidad social, crear mejores oportunidades ciudadanas, liquidar la corrupción endémica, motivar las inversiones y poner fin a dos tormentas, la guerrilla y el narcotráfico, es lo que definiría las políticas contendoras.
En realidad, la mayoría de las candidaturas que han participado en el proceso enarbolan la intencionalidad de mejorar al país democráticamente, pero sabemos que hay partidos, relegados en las encuestas, que lo han hecho mal antes, como también los hay inelegibles por querer gobernar con fórmulas ideológicamente desacreditadas. El pueblo que está desengañado, por eso le ajustó las cuentas a esta gente en las preferencias, demostrando que no olvida a los falsos benefactores. Esta vez, esa misma madurez política, será crucial a la hora de optar por quien será timonel de una nave que lucha por no naufragar en el karma histórico.
Como lo veo, los votantes, sin prejuicios y con mucho cerebro, deben plantearse qué es lo mejor: una propuesta edulcorada con la ilusión de un cambio indefinido, o el liderazgo basamentado en la experiencia y la ética. No es la imagen ni los discursos impactantes, sino la capacidad de confrontar y resolver los retos y un liderazgo que no de lugar a dudas, la clave de una buena selección. El populismo –que promete mucho pero da poco- es lo menos que puede encausar hacia la modernidad a un país luchador como es Colombia.
Por eso, veamos qué ofrecen los candidatos favorecidos en las encuestas. Ambos son demócratas transparentes, abogan por el progreso socioeconómico y quieren continuar la política de seguridad pública del presidente Uribe, es decir, seguirían presionando militarmente hasta lograr desmantelar a la guerrilla izquierdista y la paraguerrilla. Los diferencia el color partidista, la proyección pública y lo demás son matices personales, profesionales y filosóficos que pueden ser la real diferencia.
Mockus, matemático de profesión y político de marras, despierta simpatía porque aparentemente no está ligado a clase política tradicional, fundó un partido verde y fue un exitoso alcalde bogotano. Ideológicamente pasa por un modernismo centrista, pero exactamente nadie sabe lo que es. También es un célebre show man. Tiempo atrás, iba en bicicleta a su trabajo, se vestía de Superman, y una vez mostró su cola desnuda a un auditorio. Es un personaje de noticias, inteligente pero algo alocado. Los jóvenes gustan de estas cosas, pero estos no son los méritos que hacen que un candidato sea presidenciable. Parece más bien un líder promisorio que real. No le ganó a Santos en los debates televisados.
Santos, un periodista y economista que ha triunfado como político, es el polo opuesto, algo flemático y gris, no sabe darse publicidad propia, pero fue un contundente ministro de defensa en el gabinete de Uribe y ministro de gobiernos anteriores. Le sobra experiencia. Los debates lo mostraron seguro y coherente, con un discurso bien argumentado y democrático, se ha declarado admirador de los logros de Uribe y ha fustigado a Chávez. Hasta ahora lleva la delantera en las encuestas, más por proponer el continuismo uribista que por sostener inaplicables promesas populistas. Este candidato no brilla como Uribe, pero es sólido. Es probable que Santos sea el elegido de los colombianos, pues no solo les ofrece las seguridades del continuismo sino también lo que quieren, prosperidad para todos, un mejor proyecto de país.
Entonces, ¿por qué las encuestas muestran que Mockus (con Fajardo como vicepresidente) pudiera llegar a ser el próximo mandatario colombiano? En primer lugar, habría que esperar los resultados de las urnas. Con la asunción de la alianza Mockus-Fajardo y la caída del Partido Liberal, han surgido las componendas mediáticas. A los partidos fracasados, a la izquierda y a Chávez, ahora solo les importa que gane cualquiera menos Santos, porque de lo que se trata es de humillar a Uribe y cambiar la historia colombiana. Chávez sería el más favorecido si pierde Santos, que sí tiene agallas para enfrentarlo. En por eso que debe ganar Santos. Los colombianos, más allá de las encuestas, es un pueblo que no va a dejarse engañar, porque no quieren retroceder, y menos aceptan que se les meta un mamón extranjero en sus asuntos. Cuando toque votar, pensarán que es mejor el uribismo, simbolizado por Santos, que algo nuevo, estrafalario y peligroso por conocer. Se va a imponer el buen sentido. Colombia seguirá siendo pasión.

4 comentarios:

  1. Razones para NO votar por Juan Manuel Santos


    • Fue el ministro de hacienda de Pastrana y le llenó de plata los bolsillos a los bancos, llenándonos a los colombianos de impuestos.

    • El ministro de defensa de Uribe y el principal responsable de los falsos positivos.

    ResponderEliminar
  2. Ahora le toca a Mockus llenar los bolsillos de los bancos y a sus amigos, siempre sucede igual, y espero no le muestre la cola a la guerrilla. En fin, si es el favorito de Chavez es por algo. Por eso va a ganar Santos. Ni Chavez va a humillar a Colombia.

    ResponderEliminar
  3. VENEZUELA APUESTA POR SANTOS... Dios está en la Libertad de los pueblos del yugo de los tiranos.

    ResponderEliminar
  4. Mis saludos al Lic. Antonio Ramos Zuñiga desde Alemania

    Jorge
    csc1902@web.de

    ResponderEliminar

Qué te parece?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...